La primavera y los perros

Ya ha comenzado la primavera y aunque ahora parece que el tiempo está un poco revuelto pronto empezará la subida de temperatura. Seguro que lleváis unas semanas viendo la temida procesionaria del pino mientras que paseáis a vuestro perro por los parques, por favor mucho cuidado, y si crees, o tu perro muestra síntomas de haberse topado con alguna llevadle rápidamente al veterinario ya que son muy peligrosas. También es tiempo de garrapatas, estos pequeños parásitos pueden alimentarse de la sangre de tu mascota provocando serios problemas de salud.

Seguro que en unos días nos desprendemos de la lluvia y comienza el calor. Nosotros nos deshacemos de la ropa de invierno y nos ponemos cosas más ligeras para no pasar calor, pero nuestros perros siguen con su pelaje, ellos sienten el cambio de temperatura de manera diferente que nosotros, recordad que ellos tienen una temperatura corporal superior a la nuestra, ellos rondan los 38,5-39 grados.

Nosotros nos desprendemos del calor sudando pero ellos no tienen glándulas sudoríparas como las nuestras. Los perros solo sudan por las almohadillas de sus patas y no a través del resto del cuerpo. Lo que hacen es abrir la boca (la saliva se evapora de la manera semejante a la transpiración humana) si observáis podéis verlos lamiéndose la nariz, de esta manera la mantienen húmeda para facilitar la evaporación y así disminuir la temperatura.

Hay que prestar especial atención a los cachorritos y a los perros ancianos ya que son más propensos a sufrir el calor.

Aunque suele pasar más en verano se puede dar el caso de sufrir un golpe de calor, la temperatura del perro supera los 42 grados sufrirá una pérdida de glucosa y sales minerales y un aumento del ritmo cardíaco y frecuencia respiratoria, llegando incluso a causar la muerte. Si se da el caso del golpe de calor hay que intentar bajar la temperatura de nuestro perro, llevándolo a un sitio fresco y aplicar frío en la cabeza, cuello, ingles y axilas. Mojar al perro con agua que no esté muy fría y humedecerle un poco la boca, no le obligues a beber y lo principal, llevar urgentemente al veterinario.

Tenemos que tomar medidas frente al calor, por ejemplo, adecuar los horarios de los paseos, intentar no salir cuando haga extremado calor, tener siempre agua disponible y refrescar al perro en su paseo, vigilar sus almohadillas porque también sufren con el calor, date cuenta que el asfalto estará más caliente y por favor, no dejéis a vuestro perro en el coche aunque le abráis la ventanilla un poco, si está a pleno sol eso sería como un horno.

Pero no todo es malo, ahora empieza el buen tiempo, el ánimo cambia, los días son más largos y no son tan grises, en cuanto pasemos estos días de lluvia y viento podremos planear excursiones con nuestras mascotas, salir al campo y correr mientras el viento nos sopla en la cara si congelarnos. ¡¡ Aprovechad los fines de semana y salir con vuestro peludo a descubrir mundo y afianzar vuestra amistad!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *